Acto: BricoEconomía

bricoeconomía

El pasa­do jueves día 20 de mar­zo a las 19:00, Juven­tudes Social­is­tas de Cham­berí orga­ni­zamos un acto con­jun­to con las Juven­tudes Social­is­tas de Chamartín, en la Agru­pación Social­ista de Chamartín (c/ Fer­nán­dez Oviedo, 15).

Este acto, en línea con los idea­d­os por la Vices­ec­re­taría de Economía de JS de Madrid -#BricoEconomía- explicó y expu­so los pre­supuestos de la Comu­nidad de Madrid para este año y sus impli­ca­ciones, y como no,  las alter­na­ti­vas del Par­tido Socialista. 
2014-03-21 13.13.45Para ello nos acom­pañaron Daniel Pérez (Vices­ec­re­tario Gen­er­al Segun­do de Economía, Tra­ba­jo y Políti­ca Autonómi­ca de JSM) y Anto­nio Miguel Car­mona (diputa­do autonómi­co y Sec­re­tario de Economía y Empleo del PSM-PSOE), que hizo una exce­lente intervención. 

El acto fue dis­ten­di­do y ameno, y des­de aquí quer­e­mos agrade­cer, además de  los ponentes y a las Juven­tudes de Chamartín, a la propia Agru­pación Social­ista de Chamartín su dis­posi­ción y colab­o­ración en este acto. 

Consecuencias de la austeridad europea, ¿por qué se sigue insistiendo en ella?

Cada vez más, oímos hablar de la inca­paci­dad de la Unión Euro­pea (UE) para actu­ar frente a una cri­sis que parece acor­ralar­la. Se le acusa de inop­er­an­cia y de debil­i­dad, pero ¿es éste real­mente el prob­le­ma? En mi opinión no exactamente.

La Unión Euro­pea – la Comisión Euro­pea en real­i­dad – ha esta­do lejos de mostrar debil­i­dad. ¿Aca­so puede con­sid­er­arse débil una insti­tu­ción que ha logra­do cam­biar rad­i­cal­mente los planes de políti­ca económi­ca de un país, forzan­do a los par­tidos en el gob­ier­no a apro­bar medi­das que les podrían ale­jar del poder durante años, si no hac­er­les desa­pare­cer? ¿Una insti­tu­ción des­de la que se ha lle­ga­do a situ­ar en el gob­ier­no de Italia a un primer min­istro que no ha pasa­do por las urnas para ello? ¿Una insti­tu­ción que ha afec­ta­do a las vidas de mil­lones de ciu­dadanos de man­era mucho más direc­ta de lo que lo han hecho algunos gob­ier­nos? No, no ha sido débil, más bien ha mostra­do una firme mano de hier­ro y una capaci­dad de influ­en­cia tal, que cada vez son más los que desean pon­er­le límites, al menos en la for­ma en que la ori­entación de estas políti­cas se está desar­rol­lan­do. Y esta es, a mi for­ma de ver, la causa del prob­le­ma. La UE no es débil, su capaci­dad para tomar deci­siones e influir en las políti­cas de los Esta­dos Miem­bros es amplia, sin embar­go, la for­ma en que se deci­den estas políti­cas y los órganos comu­ni­tar­ios que ejercen el poder se han ale­ja­do de lo que cabía esper­ar de la Unión.

El gob­ier­no de la UE se ha ido desvin­cu­lan­do del Par­la­men­to Europeo, en el que los ciu­dadanos y tam­bién todos los Esta­dos Miem­bros esta­mos rep­re­sen­ta­dos, en favor de un ente más difu­so cuya cabeza vis­i­ble es la Comisión Euro­pea, o más bien sus comis­ar­ios. Des­de este organ­is­mo, rodea­do de un aura de la lla­ma­da tec­noc­ra­cia, en el que las deci­siones son tomadas des­de la dis­tan­cia y sin ten­er que rendir cuen­tas direc­ta­mente ante los ciu­dadanos, se ha lle­va­do a cabo el cam­bio en la políti­ca económi­ca comu­ni­taria hacia la aus­teri­dad. Una políti­ca cuyos resul­ta­dos se expo­nen a con­tin­uación antes de reflex­ionar sobre cuál es la moti­vación para insi­s­tir sobre ella.

Seguir leyen­do “Con­se­cuen­cias de la aus­teri­dad euro­pea, ¿por qué se sigue insistien­do en ella?”

¿Y ahora… qué?

Me levan­to de la cama de un salto. No puedo estar más nerviosa, hoy sale mi últi­ma nota. Si aprue­bo seré Grad­u­a­da en Pub­li­ci­dad y Rela­ciones Públicas.

Se está encen­di­en­do el orde­nador, ¿por qué va tan lento?, ¡qué nervios!. Ya está, abro la pági­na de la uni­ver­si­dad, entro en mi usuario y… ¡¡un 8!! ¡¡No me lo puedo creer!!

Una sem­ana después empieza mi búsque­da de empleo, quiero tra­ba­jar, quiero demostrar­le al mun­do lo que sé hac­er y lo que he apren­di­do, me lo merez­co por todo el esfuer­zo que he hecho para acabar la car­rera, com­pag­inán­dola por las tardes con tra­ba­jos de pro­fe­so­ra par­tic­u­lar, azafa­ta de con­gre­sos los fines de sem­ana y ven­di­en­do hela­dos en un par­que acuáti­co los meses de ver­a­no. ¡Aho­ra me toca a mí!

Así que elaboro una lista con todas las agen­cias de pub­li­ci­dad de la ciu­dad, imp­ri­mo casi 50 cur­rícu­lums y me preparo para salir a la calle a bus­car trabajo.

- Ya verás que ensegui­da te empiezan a lla­mar de un mon­tón de sitios.

- Lo ten­go muy difí­cil mamá, aho­ra está todo muy mal.

- Pero tú vales mucho, alguien lo sabrá apreciar.

Algu­nas agen­cias han cer­ra­do, otras me dicen que están reducien­do plan­til­la, otras que ya me lla­marán, pero yo no deses­pero y sigo echan­do cur­rícu­lums. Pasan los días, las sem­anas; he echa­do cur­rícu­lums por inter­net y en per­sona; en mi ciu­dad y en otras de España, pero no reci­bo respuesta.

Seguir leyen­do “¿Y aho­ra… qué?”