27S: ¿Un plebiscito para la independencia?

El otro día me pasé por el bar Manuela, en el bar­rio de Malasaña, a escuchar a Lluís Orriols en el primer Cervezas y Poli­tikon de este cur­so. La char­la se tit­u­la­ba “27S: ¿Un plebisc­i­to para la inde­pen­den­cia?” y como es lógi­co trata­ba de las próx­i­mas elec­ciones en Cataluña. En este post voy a con­taros las ideas con las que me he queda­do (aunque nada como el orig­i­nal) mez­cladas con algu­na que otra reflex­ión personal.

La primera parte de la char­la trata­ba el “¿de dónde ven­i­mos?”, es decir, hitos impor­tantes que dan pie a la cri­sis actu­al en Cataluña.  Per­sonal­mente creo que aunque están muy manidos, por lo menos en Madrid ten­emos cier­ta ten­den­cia a olvi­dar­los o a restar­les impor­tan­cia, inclu­so de for­ma sub­con­sciente. Estos even­tos clave son:

  • La sen­ten­cia del Con­sti­tu­cional en 2010 sobre el entonces nuevoEs­tatut, ya sabe­mos que más que sus impli­ca­ciones prác­ti­cas (el 95% del recur­so de incon­sti­tu­cional­i­dad del PP fue rec­haz­a­do por el tri­bunal) lo que pro­duce en muchos cata­lanes es una sen­sación de que el diál­o­go no es posi­ble, cer­ran­do puer­tas o sal­i­das a la cri­sis que vino en 2012.
  • Esta cri­sis de 2012 se des­en­ca­de­na debido a dos ele­men­tos, el primero de ellos es que el PP gana las elec­ciones. En Cataluña  ya sabe­mos que en gen­er­al el PP cae como un tiro (igual que los tories en Esco­cia, por cierto).
  • En segun­do lugar hay que men­cionar la cri­sis de deu­da, que afec­tó bas­tante a Cataluña y acabó con la Gen­er­al­i­tat inter­veni­da (rescata­da) lo que supone de fac­to la anu­lación de la autonomía (con hom­bres de negro y todo, al más puro esti­lo Troi­ka).

Lle­ga­dos a este pun­to Lluís Orriols com­paró la situación con la de Gre­cia: los rescata­dores impo­nen unas condi­ciones que los rescata­dos inter­pre­tan como agre­si­vas hacia su auto­go­b­ier­no, lo que en este caso da lugar a la escal­a­da inde­pen­den­tista. Por mi parte quiero recor­daros, antes de que alguno piense “estos cata­lanes, mucho hablar pero hubo que rescatar­les”, que el munici­pio de Madrid tam­bién hubo que inter­venir­lo (aunque acabamos el plan de ajuste el año pasa­do), así que mejor dejar estos debates mer­lu­zos deáreas geográ­fi­cas lis­tas y ton­tas, que solo sir­ven para caer mal a los demás.

Plan­tán­donos en el pre­sente, ten­emos que 1/3 de los ciu­dadanos cata­lanes están “desa­fec­tos y desconec­ta­dos” (vamos que son inde­pen­den­tis­tas y no tiene arreg­lo), si bien el grupo de votantes que  va a decidir quién gana estas elec­ciones (lo  que le fal­ta al inde­pen­den­tismo puro y duro para ganar) es fed­er­al­ista, en el sen­ti­do de que es gente que no es inde­pen­den­tista pero se incli­na por más auto­go­b­ier­no, aho­ra bien, dado que lo que se les ofrece por el “otro lado”, que por parte del gob­ier­no actu­al es poca cosa, actual­mente pre­fieren la inde­pen­den­cia al statu quo. Este grupo de ciu­dadanos son clave para resolver el embrol­lo, ya que se les podría con­vencer hacien­do así que el número de inde­pen­den­tis­tas fuera insu­fi­ciente. Aquí Lluís Orriols apun­ta que si en las próx­i­mas gen­erales gana el PP esto se tornará imposi­ble (y seguro que muchos de los que leáis esto estaréis de acuerdo).

“¿Dónde esta­mos?” fue la segun­da parte de la char­la, que trató de las expec­ta­ti­vas de cada par­tido de cada a la cam­paña elec­toral. Como podréis encon­trar mucha infor­ma­ción por ahí daré solo unas pinceladas:

  • Como es evi­dente la cam­paña ha empeza­do muy bien para los soberanistas, con la exi­tosa man­i­festación de la Día­da. Además la polar­ización ali­men­ta­da por Ciu­dadanos y el PP de Albi­ol les ben­e­fi­cia tam­bién a ellos. De éste modo el bloque inde­pen­den­tista (Juntspel­Sí y la CUP) tiene el vien­to favorable.
  • Una mov­i­lización de últi­ma hora de votantes no inde­pen­den­tis­tas podría dar prob­le­mas a los inde­pen­den­tis­tas (ya pasó en 2012).
  • De la lista patroci­na­da por Podemos  (Catalun­ya Sí que es Pot) se habló largo y ten­di­do. Como todo el que me conoce sabe, me paso media vida ponién­doles verdes, así que esta vez lo dejaré en que parece ser que esta vez la can­di­datu­ra de con­flu­en­cia no les va a ir tan bien, si bien es cier­to que el debate iden­ti­tario no se lo pone nada fácil.
  • La estrate­gia del PP ponien­do a un can­dida­to tan “hal­cón” como Albi­ol se debe a una estrate­gia de resisten­cia en unas elec­ciones que no pueden ganar, donde además es Ciu­dadanos la ref­er­en­cia en el debate iden­ti­tario por la parte union­ista. De hecho muchos exvotantes del PP es posi­ble que voten a Ciu­dadanos esta vez.

En la ter­cera parte “¿A dónde vamos?” el ponente explicó un posi­ble esce­nario para después de las elec­ciones. El hecho de que se vayan a con­tar escaños y no votos qui­ta cred­i­bil­i­dad al procés, y además parece que vamos al esce­nario más com­pli­ca­do posi­ble: que el inde­pen­den­tismo gane en escaños pero no en votos. Podría ocur­rir que el pro­ce­so pase a ser autista (que los con­ven­ci­dos no sean ya capaces de con­vencer a más gente) y alta­mente impre­vis­i­ble (p.e. si se hace una votación sobre la inde­pen­den­cia en el par­la­ment ¿Qué harán los diputa­dos de Catalun­ya Sí que es Pot?).

Bueno, se dijeron muchas cosas más y las pre­gun­tas de los asis­tentes fueron tam­bién muy intere­santes, pero para acabar este post voy a cen­trarme en lo que más me intere­sa, que es el papel del social­is­mo (PSC y PSOE) en todo este asunto.

Para empezar me llamó mucho la aten­ción que sola­mente se hablara del PSC en el turno de pre­gun­tas, y no porque crea que el ponente quisiera igno­rar­lo delib­er­ada­mente. Parece que el PSC tiene que acep­tar la situación y renun­ciar al elec­tora­do cata­lanista y poco más, esper­ar a que la situación sea prop­i­cia con otros debates. A mí me pre­ocu­pa bas­tante que los may­ores defen­sores e impul­sores de la opción fed­er­al­ista (aunque esa defen­sa y ese impul­so sean des­dibu­ja­dos o insu­fi­cientes) teng­amos un papel tan anodino.

Esto enlaza con otra cuestión, que es qué pasará tras las elec­ciones gen­erales. Un cam­bio de gob­ier­no podría ayu­dar a resolver la situación, aunque des­de luego no automáti­ca­mente. Más allá de que en mí opinión eso es muy difí­cil que ocur­ra, dado que el PP está subi­en­do sus expec­ta­ti­vas para estas elec­ciones bas­tante más que nosotros, el PSOE solo no bas­ta para esta labor. Además que no ten­dría votos sufi­cientes para for­mar gob­ier­no en soli­tario, es cier­to que hay que ofre­cer algo nue­vo a los ciu­dadanos (ya ha queda­do claro que somos abur­ri­dos), y no solo en Cataluña. Aho­ra bien, yo des­de el auge de Ciu­dadanos he creí­do que podrían ser un posi­ble apoyo para for­mar un gob­ier­no cuyo obje­ti­vo prin­ci­pal fuera una refor­ma de la Con­sti­tu­ción (otra cosa son temas como políti­cas sociales, refor­ma fis­cal etc.), ya que  no sé qué puede apor­tar un par­tido como Podemos, que tan­to la desprecia.

La pos­tu­ra de Lluís Orriols, que defiende que tras las gen­erales Podemos y la pos­tu­ra que adopte son clave en cuan­to a Cataluña se refiere, me ha hecho reflex­ionar (y ojo que esto es solo cosecha propia) y me lle­va a pen­sar que mi pun­to de vista es muy madrileño, ¡porque Ciu­dadanos no es nue­vo para los cata­lanes! Y además su papel pro­tag­o­nista en la pos­tu­ra union­ista quizá imp­i­da que sir­van para con­vencer a esos cata­lanes fed­er­al­is­tas, que aho­ra pre­fieren la inde­pen­den­cia pero que quizá puedan ser convencidos.

Con­cluyen­do, como pun­to neg­a­ti­vo el PSOE y el PSC ten­emos mucha tarea pen­di­ente para tratar de ser no solo deter­mi­nantes para el resul­ta­do, sino tam­bién creíbles y con­vin­centes y que nues­tras prop­ues­tas sean tam­bién obje­to de debate en la sociedad (los que des­de luego en este momen­to somos autis­tas somos nosotros y no el procés).

Como pun­tos pos­i­tivos, hay que decir que estando tan mal el PSC y tan bien otras fuerzas, la dis­tan­cia real en % de voto esti­ma­do no es tan­ta (lo que para unos son expec­ta­ti­vas más o menos pos­i­ti­vas (Cs y quizá Catalun­ya Sí que es Pot) para el PSC solo puede cal­i­fi­carse como una mier­da), y que Podemos, con quienes com­peti­mos por muchos votantes de izquier­da, va a ten­er que definirse en temas com­pli­ca­dos y tomar muchas deci­siones impor­tantes que le pueden pasar fac­tura. La situación de los par­tidos soberanistas tam­bién va a ser com­pli­ca­da después de las elec­ciones, pues el final de este embrol­lo será el que ten­ga que ser, pero no va a ser tan fácil como ellos venden ni muchísi­mo menos.

 

Anto­nio Rodríguez

Sec­re­tario de Movimien­tos Sociales e Inmi­gración de JS de Chamberí

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *