27S: ¿Un plebiscito para la independencia?

El otro día me pasé por el bar Manuela, en el barrio de Malasaña, a escuchar a Lluís Orriols en el primer Cervezas y Politikon de este curso. La charla se titulaba “27S: ¿Un plebiscito para la independencia?” y como es lógico trataba de las próximas elecciones en Cataluña. En este post voy a contaros las ideas con las que me he quedado (aunque nada como el original) mezcladas con alguna que otra reflexión personal.

La primera parte de la charla trataba el “¿de dónde venimos?”, es decir, hitos importantes que dan pie a la crisis actual en Cataluña.  Personalmente creo que aunque están muy manidos, por lo menos en Madrid tenemos cierta tendencia a olvidarlos o a restarles importancia, incluso de forma subconsciente. Estos eventos clave son:

  • La sentencia del Constitucional en 2010 sobre el entonces nuevoEstatut, ya sabemos que más que sus implicaciones prácticas (el 95% del recurso de inconstitucionalidad del PP fue rechazado por el tribunal) lo que produce en muchos catalanes es una sensación de que el diálogo no es posible, cerrando puertas o salidas a la crisis que vino en 2012.
  • Esta crisis de 2012 se desencadena debido a dos elementos, el primero de ellos es que el PP gana las elecciones. En Cataluña  ya sabemos que en general el PP cae como un tiro (igual que los tories en Escocia, por cierto).
  • En segundo lugar hay que mencionar la crisis de deuda, que afectó bastante a Cataluña y acabó con la Generalitat intervenida (rescatada) lo que supone de facto la anulación de la autonomía (con hombres de negro y todo, al más puro estilo Troika).

Llegados a este punto Lluís Orriols comparó la situación con la de Grecia: los rescatadores imponen unas condiciones que los rescatados interpretan como agresivas hacia su autogobierno, lo que en este caso da lugar a la escalada independentista. Por mi parte quiero recordaros, antes de que alguno piense “estos catalanes, mucho hablar pero hubo que rescatarles”, que el municipio de Madrid también hubo que intervenirlo (aunque acabamos el plan de ajuste el año pasado), así que mejor dejar estos debates merluzos deáreas geográficas listas y tontas, que solo sirven para caer mal a los demás.

Plantándonos en el presente, tenemos que 1/3 de los ciudadanos catalanes están “desafectos y desconectados” (vamos que son independentistas y no tiene arreglo), si bien el grupo de votantes que  va a decidir quién gana estas elecciones (lo  que le falta al independentismo puro y duro para ganar) es federalista, en el sentido de que es gente que no es independentista pero se inclina por más autogobierno, ahora bien, dado que lo que se les ofrece por el “otro lado”, que por parte del gobierno actual es poca cosa, actualmente prefieren la independencia al statu quo. Este grupo de ciudadanos son clave para resolver el embrollo, ya que se les podría convencer haciendo así que el número de independentistas fuera insuficiente. Aquí Lluís Orriols apunta que si en las próximas generales gana el PP esto se tornará imposible (y seguro que muchos de los que leáis esto estaréis de acuerdo).

“¿Dónde estamos?” fue la segunda parte de la charla, que trató de las expectativas de cada partido de cada a la campaña electoral. Como podréis encontrar mucha información por ahí daré solo unas pinceladas:

  • Como es evidente la campaña ha empezado muy bien para los soberanistas, con la exitosa manifestación de la Díada. Además la polarización alimentada por Ciudadanos y el PP de Albiol les beneficia también a ellos. De éste modo el bloque independentista (JuntspelSí y la CUP) tiene el viento favorable.
  • Una movilización de última hora de votantes no independentistas podría dar problemas a los independentistas (ya pasó en 2012).
  • De la lista patrocinada por Podemos  (Catalunya Sí que es Pot) se habló largo y tendido. Como todo el que me conoce sabe, me paso media vida poniéndoles verdes, así que esta vez lo dejaré en que parece ser que esta vez la candidatura de confluencia no les va a ir tan bien, si bien es cierto que el debate identitario no se lo pone nada fácil.
  • La estrategia del PP poniendo a un candidato tan “halcón” como Albiol se debe a una estrategia de resistencia en unas elecciones que no pueden ganar, donde además es Ciudadanos la referencia en el debate identitario por la parte unionista. De hecho muchos exvotantes del PP es posible que voten a Ciudadanos esta vez.

En la tercera parte “¿A dónde vamos?” el ponente explicó un posible escenario para después de las elecciones. El hecho de que se vayan a contar escaños y no votos quita credibilidad al procés, y además parece que vamos al escenario más complicado posible: que el independentismo gane en escaños pero no en votos. Podría ocurrir que el proceso pase a ser autista (que los convencidos no sean ya capaces de convencer a más gente) y altamente imprevisible (p.e. si se hace una votación sobre la independencia en el parlament ¿Qué harán los diputados de Catalunya Sí que es Pot?).

Bueno, se dijeron muchas cosas más y las preguntas de los asistentes fueron también muy interesantes, pero para acabar este post voy a centrarme en lo que más me interesa, que es el papel del socialismo (PSC y PSOE) en todo este asunto.

Para empezar me llamó mucho la atención que solamente se hablara del PSC en el turno de preguntas, y no porque crea que el ponente quisiera ignorarlo deliberadamente. Parece que el PSC tiene que aceptar la situación y renunciar al electorado catalanista y poco más, esperar a que la situación sea propicia con otros debates. A mí me preocupa bastante que los mayores defensores e impulsores de la opción federalista (aunque esa defensa y ese impulso sean desdibujados o insuficientes) tengamos un papel tan anodino.

Esto enlaza con otra cuestión, que es qué pasará tras las elecciones generales. Un cambio de gobierno podría ayudar a resolver la situación, aunque desde luego no automáticamente. Más allá de que en mí opinión eso es muy difícil que ocurra, dado que el PP está subiendo sus expectativas para estas elecciones bastante más que nosotros, el PSOE solo no basta para esta labor. Además que no tendría votos suficientes para formar gobierno en solitario, es cierto que hay que ofrecer algo nuevo a los ciudadanos (ya ha quedado claro que somos aburridos), y no solo en Cataluña. Ahora bien, yo desde el auge de Ciudadanos he creído que podrían ser un posible apoyo para formar un gobierno cuyo objetivo principal fuera una reforma de la Constitución (otra cosa son temas como políticas sociales, reforma fiscal etc.), ya que  no sé qué puede aportar un partido como Podemos, que tanto la desprecia.

La postura de Lluís Orriols, que defiende que tras las generales Podemos y la postura que adopte son clave en cuanto a Cataluña se refiere, me ha hecho reflexionar (y ojo que esto es solo cosecha propia) y me lleva a pensar que mi punto de vista es muy madrileño, ¡porque Ciudadanos no es nuevo para los catalanes! Y además su papel protagonista en la postura unionista quizá impida que sirvan para convencer a esos catalanes federalistas, que ahora prefieren la independencia pero que quizá puedan ser convencidos.

Concluyendo, como punto negativo el PSOE y el PSC tenemos mucha tarea pendiente para tratar de ser no solo determinantes para el resultado, sino también creíbles y convincentes y que nuestras propuestas sean también objeto de debate en la sociedad (los que desde luego en este momento somos autistas somos nosotros y no el procés).

Como puntos positivos, hay que decir que estando tan mal el PSC y tan bien otras fuerzas, la distancia real en % de voto estimado no es tanta (lo que para unos son expectativas más o menos positivas (Cs y quizá Catalunya Sí que es Pot) para el PSC solo puede calificarse como una mierda), y que Podemos, con quienes competimos por muchos votantes de izquierda, va a tener que definirse en temas complicados y tomar muchas decisiones importantes que le pueden pasar factura. La situación de los partidos soberanistas también va a ser complicada después de las elecciones, pues el final de este embrollo será el que tenga que ser, pero no va a ser tan fácil como ellos venden ni muchísimo menos.

 

Antonio Rodríguez

Secretario de Movimientos Sociales e Inmigración de JS de Chamberí

 

Deja tu comentario

Etiquetas Elecciones 2015, Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>